Hosting: configuración y trucos

VPS, el gran timo del hosting

VPS: no lo necesitas

Ya lo hemos dicho otras veces, pero nos sigue alucinando que haya gente que siga diciendo que un VPS o Servidor Virtual Privado es «mejor» que un hosting en un servidor compartido, así, en términos absolutos.

No dudamos de que puede haber necesidades muy específicas que requieran un servidor virtual, pero desde luego si vas a tener webs con un WordPress o un Prestashop por ejemplo, y sus cuentas de correo, lo último que necesitas es un VPS. Sí: con nosotros no necesitas servidores dedicados.

La gente «normal» que necesita una web «normal», no tiene conocimientos de administración de servidores, ni sabe usar la línea de comandos por SSH, ni sabe hacer las tareas de mantenimiento que requiere un servidor de cualquier tipo.

No hay mejor cosa para un proveedor de alojamiento que venderte un VPS: ganan más dinero, porque es un producto caro y con evidentes limitaciones. Se ahorran costes por ejemplo en licencias; y además se quitan de encima trabajo y responsabilidades, porque el buen funcionamiento del software y mantener tu servidor actualizado depende de ti, y ellos no tienen que hacer nada.

Salvo que realmente sepas lo que estás haciendo y necesites algo realmente específico y diferente, no te compliques la vida. Un buen hosting compartido es la mejor solución. Nuestros servidores están bien administrados, y eso es lo que importa de verdad.

¿Por qué NO necesitas un VPS?

Un caso habitual: tienes una web con bastantes visitas, en un alojamiento compartido, y tu proveedor se queja. Dice que estás «sobrecargando» el servidor. Probablemente le eche la culpa a que usas un CMS como WordPress o Joomla.

¿Y qué alternativa te ofrecen? Pasar de un modesto hosting compartido a un carísimo servidor privado administrado. ¿Lo del servidor sin administrar? Ni te lo plantees, es como invitar a que te hackeen la web.

Muchas empresas venden este tipo de productos como el paso superior que hay que dar cuando una web tiene muchas visitas en un hospedaje compartido. La realidad es que esto no es así.

Buenas noticias: con nuestro hosting, nunca vas a necesitar un VPS

Si estás buscando un VPS porque crees que tu plan de alojamiento se ha quedado corto, tenemos noticias para ti: seguramente no lo necesitas.

Es posible que te haga falta este si tu empresa tiene planes de hosting compartidos mal administrados.

Por eso, la clave es elegir bien tu empresa de hosting. Si tienes un buen proveedor como nosotros, puedes olvidarte de tener un VPS, porque nuestros planes de hospedaje compartido son excepcionales.

Nuestro hosting compartido se basa en CloudLinux y Litespeed. Cada usuario está aislado, como si fuera un Servidor Privado Virtual, y el consumo de una web no afecta a las demás. Tenemos webs hechas en WordPress con más de 12.000 visitas diarias, funcionando sin problemas.

Así que ¿por qué contratar un servicio tan costoso?

Ventajas de CloudLinux

  • Te aisla. Las demás webs del servidor no pueden afectar al funcionamiento de la tuya.
  • Te protege contra un uso abusivo de tu web. Si un visitante está abusando de los recursos, no va a afectar a tu web.
  • Además, combinado con Litespeed, tu web carga más del doble de rápido. (Sí, lo hemos medido)
  • Además, es más barato, por supuesto

Desventajas de un VPS

  • Es más caro.
  • Es posible que tengas que configurártelo tú.
  • No deja de ser una virtualización de un alojamiento, que sigue pudiendo estar sobrecargado o mal administrado.

¿Servidores cloud? ¿la nube? ¿eso qué es?

nube

No, ahí arriba no es donde está tu web

Otra típica confusión: Se oye hablar mucho de los servicios cloud y de la nube. Nos parece necesario aclarar un poco los conceptos, porque es todo un poco confuso.

¿Qué es la nube?

Se hace referencia a la nube cuando se habla de dos cosas diferentes que vamos a especificar:

1) Cuando se habla de cualquier sistema al que accedemos de manera remota.

Por ejemplo, el correo electrónico sería un servicio en la nube, ya que tus emails llegan y se almacenan en un servidor que no está en tu casa. Lo que haces tú al consultar el correo, es sincronizar tu móvil o tu ordenador con ese servidor.

Otro ejemplo: si tienes un iPhone, estarás usando iCloud para guardar tus contactos. Es decir, tu móvil se sincroniza con los servidores de Apple, que es en donde realmente se almacena tu información.

2) Cloud Hosting. Se trata de un servicio que dan las empresas de alojamiento.

Consiste en alojar tu web en lo que llaman máquinas virtuales que no tienen unas características fijas. El usuario lo que hace es pagar de acuerdo a los recursos del servidor que va a usar dependiendo del momento, sin que haya previamente un consumo fijo contratado.

Este servicio es necesario para webs como por ejemplo Netflix. En hora punta, los recursos necesarios para hacer streaming como Netflix son una barbaridad. Pero por ejemplo a las 3 de la mañana, la gente no va a estar viendo la tele de manera masiva como en hora punta.

Si Netflix tuviera que pagar el consumo de CPU, memoria y todos los recursos del servidor como si todas las horas del día fueran hora punta, tendría que pagar una cantidad enorme de dinero. Por eso, para un servicio de estas características, el Cloud Hosting puede ser interesante.

¿En qué nos atañe a nosotros como empresa de alojamiento web?

Si necesitas tener una web normal como la de cualquier negocio o empresa, y tu correo en un servidor, no necesitas Cloud Hosting. Puedes tener estos servicios perfectamente en un servidor que no recurra a esta tecnología, sería absurdo contratarlo para una web normal, y además sería más caro.

Por lo demás, por supuesto que nosotros damos todos los servicios que dependen de un servidor remoto, y que se conocen coloquialmente como tener las cosas en la nube.

¿Por qué estamos hablando de esto?

Porque hay muchas empresas de hosting sacando productos con nombres pretenciosos, hablando de conceptos mal explicados, como el alojamiento cloud.

Como hablar de «la nube» está de moda, se confunde ese tipo de servidor virtual, que nadie necesita, con ese otro servicio del que hablábamos antes, que consiste en tener tus datos almacenados en un servidor externo.

La tontería ha ido a más en este asunto, con gráficos que representan una nube, como si realmente las cosas se guardaran en una especie de red, o de satélite, cuando en realidad ha sido siempre un ordenador en un centro de datos, con el software necesario para sincronizar tus datos, o presentar una página web por ejemplo.

¿Influye el mal tiempo en el cloud?

Como consecuencia de estos conceptos mal entendidos, hubo una encuesta en Estados Unidos, con unos resultados muy graciosos.

Se preguntó si el mal tiempo meteorológico afecta a los servers que están hospedados en el cloud. El 51% de los encuestados contesto que sí, porque efectivamente hay una creencia popular sobre esto: En los servicios basados en la nube, hay una red real de por medio, los datos están ahí arriba.

Puedes leer este interesante artículo sobre ese estudio.

¿Entonces no tenéis hosting con cloud services, ni usáis la nube, ni el cloud computing?

Pues no, no ofrecemos productos con nombres confusos, y no hay necesidad de explicar la tecnología que hay detras de nuestros servidores. Simplemente funcionan, y es todo lo que hay que saber.

Odiaríamos que un cliente no contratara nuestros servicios porque los de otra empresa están «en la nube», y los nuestros no, y por eso hemos escrito este pequeño artículo.

Sobre el autor

Pablo

Pablo

Nuestro jefe de Soporte Técnico desde hace más de 10 años. Su día a día es la atención a nuestros clientes.