Saltear al contenido principal

Quédate en casa. Sálvanos del Coronavirus.

Por favor: quédate en casa si te resulta posible y sigue todas las recomendaciones de las autoridades. Ganar al virus depende de todos. Contamos contigo.

Visita Vamos a ganar para leer las noticias buenas sobre esta crisis, siempre de fuentes contrastadas.

La sorprendente historia del registro de dominios

te ayudamos con tu web

Hace más de veinte años, cuando compramos nuestro primer dominio, y nunca pensábamos que acabaríamos dedicándonos al registro de dominios, las cosas no eran como ahora, evidentemente.

Solo había un registrador que tenía el monopolio sobre el mercado: Network Solutions (hoy Verisign), y los vendía a 35 dólares. Además, había un tiempo mínimo de permanencia de 2 años.

Lo peor era que no podías registrarlo si no tenías unos servidores DNS para asignar al dominio. Es decir, no podías registrarlo para usarlo más adelante. Además, cualquier tipo de cambio se hacía por email, y había que usar plantillas específicas para cada asunto. Los cambios tardaban siempre 48h en propagarse.

El mercado libre

A finales del 99 se liberalizó el mercado, y empezaron a aparecer nuevos registradores, con una bajada de precios importante, y más facilidades para el registro y configuración de los dominios.

También empezaron a aparecer los primeros servicios añadidos, como redirecciones o incluso DNS, que en principio eran tan caros como un dominio.

Algunos de estos servicios se fueron haciendo casi imprescindibles, y muchas empresas los hemos incorporado al precio.

El problema es que hoy en día, con tantos registradores, nadie sabe ni cuánto debería valer un dominio, ni qué opciones debería llevar incluidas en el precio.

Gratis o casi regalados

Hoy es fácil encontrarse empresas con prácticas agresivas y enorme inversión publicitaria. Parece que regalan los dominios, y luego usan todo tipo de trucos para que pagues más, para obligarte a renovar con ellos, o simplemente darte un servicio terrible.

También están los que te venden el dominio baratísimo y luego te cobran por todo lo demás que puedas necesitar.

En España, los primeros registradores (con alguna excepción) rápidamente inflaron sus precios para aprovechar su posición dominante. Lo peor es que todavía queda alguno (no damos nombres, pero son los principales) que mantiene aún este tipo de precios propios del siglo pasado.

Nosotros: te damos todo incluido, sin cuentos

Cuando nació Doominio.com, en 2003, quisimos ser los más baratos, y lo fuimos durante unos años.

El problema es que ser el más barato no es una buena idea. No te permite dar una buena atención a las necesidades del cliente, y siempre puede aparecer alguien dispuesto a bajar los precios más que tú, o incluso a perder dinero con el registro de dominios, como hacen ahora unas cuantas empresas.

La clave es que nos hemos mantenido a lo largo de los años con una política de precios coherente, acorde a los tiempos, y creemos que nuestros clientes han respondido de manera favorable a nuestra manera de hacer las cosas.

Hemos optado por cobrar lo necesario para poder dar un buen servicio, ni más, ni menos, y con todos los extras ya incluidos. Evidentemente ya no somos los más baratos, pero seguimos sin tener precios desorbitados. Registra un dominio con nosotros y lo verás.

Pero a veces, cuando buscamos «dominio» en Google, y vemos toda clase de conceptos ambiguos, precios extraños, ofertas limitadas y, a veces, nos entra la nostalgia y deseamos que vuelvan los tiempos de Network Solutions

Pablo

Nuestro jefe de Soporte Técnico desde hace más de 10 años. Su día a día es la atención a nuestros clientes.

Doominio.com: fondo

Doominio.com - Hosting y dominios ecológicos desde Asturias