Saltear al contenido principal

Cuentas de correo: todo lo que necesitas saber [guía completa]

En este mega-post te contamos todo lo que hay que saber sobre una cuenta de correo: qué es, cómo funciona, cómo conseguir una, cómo utilizarla, la configuración más adecuada… ¡todo!

Buzón de correo

Lo primero de todo, nuestra recomendación: con nuestras cuentas de correo puedes enviar y recibir correo con tu propio dominio desde cualquier dispositivo (móvil, ordenador, tablet…). Son fáciles de usar, te damos 60 días de prueba, y te ofrecemos el mejor soporte técnico que has tenido nunca.

1. Qué es una cuenta de correo electrónico, o email

A estas alturas, la mayor parte de la gente sabe lo que es una cuenta de correo. No en profundidad, pero el concepto es algo que ya está a la orden del día.

Tener un correo electrónico te permite enviar un mensaje a otra persona o entidad que tenga un correo electrónico, usando programas, ordenadores, móviles, etc, que usan unos determinados protocolos para comunicarse entre sí de esta manera.

A través de los años, la gente ha encontrado otras formas de comunicarse, como las redes sociales o la mensajería instantánea, pero curiosamente el correo electrónico sigue estando ahí, y es el método más estandarizado para un montón de cosas.

Por ejemplo, para darte de alta en una de esas redes sociales. O para recibir cualquier tipo de confirmación sobre algo que has comprado en una web, facturas, notificaciones de envío…

Por desgracia también es la manera estándar de enviar correo no solicitado, también llamado spam. Es como el buzón de tu casa, es posible que se te llene de ofertas de Telepizza, y toda clase de cosas que nadie te ha preguntado si quieres recibir. Ya hablamos de esto más adelante.

2. Cuál es la sintaxis correcta de una cuenta de correo

Una cuenta de correo tiene dos partes: el nombre del buzón, y el dominio. Por ejemplo:

Email de panaderiaalberto.com

En este ejemplo, el nombre del buzón es “pedidos”, y el dominio en el que se ha creado ese buzón de correo es “panaderiaalberto.com”, como podría ser “gmail.com” o cualquier otro tipo de dominio.

Es importante respetar exactamente cómo está escrita la dirección. Puedes usar mayúsculas o minúsculas, pero si no la escribes correctamente, lo más probable es que tu email sea devuelto y no llegue a su destinatario

Soy español, ¿puedo usar acentos y eñes para el correo electrónico?

Prohibido la eneNo. Puedes tener una web en un dominio que se llame panaderíaalberto.com con acento en la “i”, pero no podrás usar ese dominio para el correo. Es imposible enviar un correo electrónico a la dirección pedidos@panaderíaalberto.com con acento en la “i”.

Tener este tipo de nombres de dominios puede causar problemas también con los navegadores. En principio es mejor idea ser creativo, y elegir otro. No uses un dominio con acentos o la letra eñe si no tienes una razón verdaderamente buena para hacerlo. A mí no se me ocurre ninguna.

3. ¿Cómo me hago una cuenta de correo, a dónde voy?

Tienes dos opciones, como en casi todo:

  • Correo gratuito a través de Gmail, Hotmail, etc.
  • Correo de pago con tu propio dominio.

El correo gratuito y sus desventajas

Tener una cuenta de correo gratuito tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Hay una ventaja tremenda para usar este tipo de cuentas: es gratis. No se me ocurren más ventajas.

Los inconvenientes pueden ser pequeñas cosas que igual a ti en concreto no te importan, pero están ahí.

Tu imagen

Lo primero, tu imagen. Si vas a usar tu cuenta de correo de manera personal y no te importa ser berto84@hotmail.com, no hay problema. Pero si quieres dar una imagen de seriedad, porque vas a usar tu correo para trabajar, estarás de acuerdo conmigo en que es más elegante ser alberto@panaderiaalberto.com

La privacidad

Los proveedores gratuitos de correo electrónico pueden leer tus correos electrónicos, y de hecho lo hacen. Es una pega muy sencilla de entender, no hace falta explicar más.

La publicidad

¿Y por qué Google o Microsoft quieren leer tus correos? Pues muy sencillo, para saber quien eres y ponerte publicidad por todas partes de acuerdo con el contenido de tus correos. Y lo hacen.

Esa es la forma de “pagar”. No pagas con dinero, pagas con tus datos y tu privacidad.

Los diferentes proveedores de correo gratuito

Gmaillogo de gmail

Es el que más se usa, y su principal ventaja era la capacidad de almacenamiento, así se hizo con el mercado. Además, te permite entrar en el ecosistema de Google, y usarlo para todos sus servicios.

Outlooklogo de outlook

Es el antiguo Hotmail, que después compró Microsoft. Al igual que pasa con Gmail, con este tipo de cuenta aglutinas todos los servicios de Microsoft.

Yahoologo de yahoo

Uno de los míticos, de toda la vida. Ahora ofrecen una barbaridad de espacio de almacenamiento, pero a través de Dropbox. No es precisamente el más popular ahora, pero sigue siendo uno de los más usados.

GMXlogo de gmx

El tapado, se usa más de lo que parece. Es un proveedor alemán, con servidores en Alemania, con lo cuál cumplen con las normativas europeas de protección de datos.

Y hay más…

Estos cuatro no son los únicos, por supuesto. Hay más cosas por ahí como Zoho, AOL, que fue muy popular en los Estados Unidos en su día, o incluso el de Apple, iCloud. Al comprar un iPhone puedes hacerte una cuenta de correo iCloud, y de hecho la gente lo hace. Pero lo curioso es que es raro ver a gente utilizándola para enviar y recibir correos.

Pero recuerda, todos ellos quieren tus datos, todos ellos te van a incluir publicidad, y en todos ellos el producto eres tú.

4. El correo de pago con tu propio dominio

El correo de pago no tiene ningún inconveniente, salvo que hay que pagar. Pero tiene muchas ventajas, que igual a ti no te son útiles, pero están ahí.

Las ventajas

Hemos hablado de tres problemas del correo gratuito, que se corrigen automáticamente si tienes correo de pago: la imagen que das, la privacidad que obtienes, y la ausencia de publicidad.

Tienes otra ventaja muy importante: el soporte técnico. Si tienes problemas con tu correo, nadie en Gmail o Hotmail te va a ayudar. Y no digamos ya si te hackean la cuenta de correo y la pierdes: te arriesgas a perder toda tu «identidad digital», desde tu cuenta en Facebook o Amazon hasta el acceso a tu banco. Con un correo de pago, como te explico más abajo, estás muchísimo más protegido.

¿Qué necesito para tener correo de pago?

En primer lugar, comprar un dominio. Así podrás elegir la terminación de tu cuenta de correo, la que más te guste, de entre las que estén sin registrar. El dominio es todo lo que va después de la famosa arroba, el símbolo «@». Si registras panaderiaalberto.com, nadie más que tú podrá crear direcciones de correo que sean @panaderiaalberto.com.

Es muy sencillo, visita esta página para comprobar si el dominio que quieres está libre: Dominios

Solo tienes que poner el nombre y seguir el proceso de compra. Después, ya llegará el momento de crear tu buzón de correo con ese dominio que compres.

Al registrar cualquier dominio en Doominio.com incluimos gratuitamente una cuenta de correo. Si necesitas más cuentas o más espacio, tenemos varios planes de cuentas de correo para adaptarnos a tus necesidades.

5. Las diferentes maneras de consultar tu correo

Principalmente hay dos maneras:

  • A través de un programa de correo electrónico en tu ordenador, o tu móvil.
  • Consultando el correo a través de una página web, usando un navegador de internet.

Los programas

Captura de pantalla de Apple Mail

Apple Mail

Usar un programa de correo electrónico en tu ordenador tiene muchas ventajas. Son programas pensados para que puedas crear carpetas, identidades, reglas, filtros, y toda clase de facilidades para sacarle el mayor rendimiento posible a tu cuenta.

Seguro que has oido hablar de Outlook o Apple Mail, pero hay muchísimos más, como Thunderbird o Spark.

En tu móvil, ya sea iPhone, Android, Blackberry, etc., seguro que tienes un programa de correo en el sistema operativo para que configures tu cuenta, y puedas consultar el correo desde ese programa.

El webmail, correo a través de la web

Captura de pantalla de Webmail

Correo web

El webmail o correo web tiene la ventaja de la rapidez y la accesibilidad. Imagínate, estás en otro país, no tienes conexión de datos en el móvil, pero tienes un ordenador en el hotel.

Puedes consultar tu correo directamente desde el navegador de ese ordenador, sin instalar nada. Por ejemplo en el caso de Google, tendrías que visitar una página tipo google.com/micorreo

En el caso de tener tu propio dominio, tendrás que visitar esta dirección: panaderiaalberto.com/webmail y con poner el nombre de tu buzón y su contraseña, ya podrás enviar y recibir emails.

6. Los diferentes tipos de conexión: POP e IMAP

Tu programa de correo electrónico puede conectarse a tu buzón de correo de dos maneras diferentes: POP e IMAP.

En las opciones de tu cuenta, o al configurarla por primera vez, puedes elegir entre uno de estos dos métodos.

El correo POP

Al configurar tu correo de esta manera, cuando quieres consultar tu correo, tu ordenador pregunta al servidor de correo:

Tú: ¿tengo correo nuevo? —> El servidor contesta: Sí, así que te lo envío y lo borro del servidor

Diagrama correo POP

De esta manera, ahora el correo ya no existe en el servidor, está en tu ordenador o en tu móvil, y se almacena ahí.

La ventaja de esta opción es que no se te llena el servidor de correo. Pero ese correo que has descargado en tu ordenador, ya no está en el servidor. Cuando mires tu correo en tu móvil, ese correo no va a estar ahí, no vas a poder verlo en tu móvil.

Hay diferentes maneras de configurar esto, depende del programa que estés usando. Puede que tengas la opción de que no se borre el correo del servidor hasta que haya pasado un determinado número de días. Pero tu dispositivos no van a estar sincronizados.

El correo IMAP

Si configuras tu cuenta como correo IMAP, esto es lo que ocurre al consultar tu correo:

Tú: ¿tengo correo nuevo? —> El servidor contesta: Sí, esto es todo lo que hay en el servidor de correo, lo nuevo y lo viejo.

Diagrama correo IMAP

Es decir, no te envía ni te borra nada. Lo que ves es lo que hay, incluida la marca de si el correo está leído o no, y todas las carpetas que hayas usado para organizarlo. Y no importa qué dispositivo hayas utilizado, porque en tu ordenador o en tu móvil, siempre vas a ver lo mismo: todo lo que hay en este momento en el servidor de correo.

Desde mi punto de vista, esta opción es más interesante. La clave está en la sincronización, mucha gente usa varios dispositivos para ver el correo y de esta manera todo está en su sitio en todos.

Esto incluye sincronizar todo, imagínate que quieres ver en el móvil un email que has enviado tú desde tu ordenador. También se sincronizan los elementos enviados.

Evitas confusiones. Por nuestra experiencia, sabemos lo que pasa cuando alguien usa correo POP desde varios dispositivos. La sensación es “mis emails han desaparecido”. Cuando la realidad es que los interceptas en un dispositivo y no llegan a entrar nunca en el otro.

Si te conectas mediante un navegador usando el correo web, siempre vas a ver lo que haya en el servidor en ese momento, igual que si estuvieras usando correo IMAP desde cualquier programa. Es ver lo que hay en el servidor de correo, que es otro sitio, no es tu ordenador.

Y otra gran ventaja, si pierdes tu móvil o tu ordenador, o se te estropea, al configurar tu cuenta de correo en el nuevo aparato, podrás ver todos tus emails, sin hacer nada, porque siguen estando en el servidor.

Usando IMAP es todo mucho más claro.

7. Los problemas

Nuestra vida como proveedores de cuentas de correo sería mucho más sencilla si no tuviéramos que pelear con algunos problemas que ojalá no existieran. Tranquilo, pueden pasar cosas, pero todo tiene arreglo.

El spam

El spam es la cosa más molesta del mundo, son esos emails que no entiendes por qué te llegan y te pueden hablar de cualquier barbaridad. Desde intentos de timo, hasta todo tipo de ofertas para mejorar tu rendimiento nocturno…

Es muy molesto y es difícil acabar con él, como las cucarachas o las hormigas.

Los servidores de correo incluyen medidas para frenar este tipo de emails. Cuando llega cualquier email a un servidor de correo, es analizado, y obtiene una puntuación de spam. Si esta puntuación es alta, el servidor rechaza el correo, o lo almacena debidamente en la carpeta de correo no deseado.

Esa puntuación viene determinada por muchos factores. La puntuación sube teniendo en cuenta cosas como el tipo de ficheros adjuntos, el tipo de palabras utilizadas en el texto, o la procedencia del email.

En nuestros servidores, tú mismo puedes configurar qué puntuación debe considerarse como spam y qué hacer con estos correos. Puedes elegir el grado de restricción que quieres que se aplique a lo que te llega.

Además, los servidores de correo usan unas listas negras, en las que se incluyen servidores que se sabe que están siendo utilizados para enviar spam. Si un email viene de uno de estos servidores será rechazado. Estas listas se actualizan constantemente y ayudan a acabar con el spam.

Pero estamos lejos de acabar con el spam, y en general con los sinvergüenzas. Es como en la vida. Al menos puedes estar seguro de que hay gente que trabaja para que te llegue la menor cantidad posible, y que tendrás herramientas para afrontar el problema.

El hacking

Esto ya es más grave, ¿qué pasa si alguien obtiene la contraseña de tu cuenta de correo? Puede pasar cualquier cosa, aunque lo más probable es que simplemente te la van a utilizar para intentar enviar spam impunemente desde tu correo.

Aquí hay otra diferencia entre el correo gratis y el de pago. Si alguien obtiene tu contraseña de Gmail, puede literalmente robar tu cuenta de correo, y puede que te quedes sin ella para siempre. Es algo que no es teórico, conocemos casos.

Con el correo de pago, nosotros sabemos quién eres, y no nos lavamos las manos como hacen ellos, nunca vamos a permitir que alguien te robe algo que es tuyo.

Es más, somos la primera línea de defensa, somos nosotros quienes vamos a detectar el problema, te lo vamos a explicar y te vamos a ayudar a solucionarlo para siempre.

Las devoluciones de correo

Si envías un email y no llega a su destinatario, pueden haber pasado muchas cosas, pero generalmente te va a llegar otro email al momento informándote del problema. Tu servidor de correo te va a decir algo así como “he intentado enviar tu email, pero ha pasado esto, y no he podido hacerlo”.

Esos emails son los famosos “bounces”, los mensajes de rebote. El problema de esos emails es que son difíciles de entender. Explican con todo detalle lo que ha pasado, pero están en inglés y además utilizan un lenguaje muy técnico, incomprensible para una persona normal.

Captura de pantalla de email

Ejemplo de bounce

Cada rebote es un caso, por ejemplo, puede que ese rebote te esté diciendo que la cuenta de correo a la que has intentado enviar tu email, está llena, y por eso no puede recibir más correos.

O por ejemplo, puede que hayas escrito mal la dirección, en cuyo caso, ese email de rebote que te va a llegar te va a decir “no conozco a esta persona”.

Puedes ver ese ejemplo en la foto, hemos enviado un email a «adgafgafdg@e» que evidentemente es una dirección mal escrita. El servidor de correo inmediatamente nos ha respondido enviándonos el email de la foto.

Ahí mismo aunque en inglés, se puede leer el motivo: Este dominio no existe, o puede que no esté bien configurado.

Las confirmaciones de lectura

Esto no es estrictamente un problema, pero lo hemos incluido en esta sección igualmente. Aunque no es una práctica habitual, hay gente que cuando envía un email quiere asegurarse de que la otra persona lo ha leído.

No hay ninguna forma de asegurar al 100% una confirmación de entrega de un correo electrónico. Las confirmaciones de lectura las envían los programas de correo electrónico del destinatario, y son totalmente opcionales.

Es decir, al enviar el correo con cualquier programa de correo que tenga esa opción, puedes solicitar la confirmación de entrega, pero el destinatario podrá elegir si quiere confirmar o no la lectura del email.

Conclusión: ¡hazte tu correo ya!

Si te has leído todo esto, solamente te queda una cosa por hacer. ¡Crea ya mismo tu propia cuenta de correo con nosotros!