Hosting: configuración y trucos

Consejos sobre cómo elegir una buena contraseña

Consejos elegir contraseña

Las contraseñas son una lata. Todos usamos un montón, porque no hay otra alternativa. Si quieres tener una cuenta de correo, Facebook, comprar en Amazon, o ver películas en Netflix, tienes que tener una contraseña para todas esas cosas.

Consejos para elegir una buena contraseña

No uses siempre la misma

Es muy mala idea usar siempre la misma contraseña para todo. Para el Facebook, para el correo, para entrar en el panel de administración de una web… El problema es que si alguien obtiene nuestra clave de seguridad de una de esas cosas, lo primero que va a hacer es comprobar si esa misma contraseña sirve en todas las demás cosas que usas.

Nada de contraseñas facilonas

Por supuesto, no hay que poner cosas obvias como 123456, o qwerty, o password, o 1234, porque son muy fáciles de adivinar.

No uses el usuario, ni parte de él

Tampoco es buena idea crear una cuenta de correo que se llame alberto@midominio.com y que la contraseña sea alberto, o midominio, o cualquier cosa que forme parte de la dirección creada, o de un nombre de usuario que te hayas creado en una web.

Usa el generador automático

Usa el generador de contraseñas, cuando lo haya. En nuestros planes de alojamiento, al crear una cuenta de correo, puedes usar una herramienta que genera un código aleatorio. Úsala.

Usa todo tipo de caracteres

Y si no vas a usar el generador procura que tu contraseña tenga mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. No utilices nunca tu número de teléfono o la matrícula de tu coche, o tu DNI, o tu nombre, ni absolutamente nada que tenga que ver contigo.

No la escribas en un post-it pegado al ordenador

Repetimos, parece de broma pero ciertamente hay muchísima gente que pone sus claves pegadas en un post-it pegado a la pantalla del ordenador. Ocurre más de lo que la gente cree. En general, no escribas nunca ninguna contraseña en ningún sitio.

El robo de contraseñas

Probablemente no te haya pasado, pero que te roben la contraseña de una cuenta de correo es algo que está a la orden del día. Realmente ocurre, y nosotros lo sabemos porque a nuestros clientes les pasa de vez en cuando.

“¿Pero cómo es posible que me roben una contraseña?”

Normalmente es difícil saber la razón exacta, pero pueden haber pasado muchas cosas, como éstas:

  • Has usado una contraseña sencilla de adivinar tipo “12345678”.
  • Te has conectado a una red WiFi pública, que es el sitio perfecto para que alguien intente interceptar tus datos.
  • Imagínate que hackean cualquier cosa que uses, como pasó con las cuentas de Sony Playstation, y obtienen las contraseñas de todos sus usuarios.
  • Tienes un virus en tu ordenador, que te puede haber llegado por correo, o porque has visitado alguna página peligrosa (sin querer, por supuesto).
  • Te ha llegado un email por ejemplo de Google, que parecía real y no lo era, y has picado poniendo tu contraseña por alguna razón que te cuentan. Este es el método que llaman “phising”. Llamémoslo picaresca, o “ingeniería social”.

Y cuando pasa algo así, quien te haya robado la contraseña, va a comprobar si has usado esa misma contraseña en más sitios, para intentar acceder a todas tus cosas.

Llegados a este punto, si efectivamente usas siempre la misma contraseña para todo, tu vida puede convertirse en una película de miedo. Tus datos bancarios, tus redes sociales, tus compras… todo está en peligro.

No reutilices tus contraseñas

No es posible evitar totalmente alguna de esas situaciones, igual que no es posible evitar al 100% que entren en tu casa. Para que sea altamente improbable que te roben la contraseña, tienes al menos que intentar algunas cosas:

  • NUNCA utilices la misma contraseña en dos sitios diferentes.
  • No uses contraseñas tontas tipo “micontraseña”, “12345678”, tu nombre o tu dirección de correo. Puede parecer increíble, pero en las listas de contraseñas más usadas, siempre aparecen este tipo de contraseñas.
  • Ponlo difícil, usa contraseñas alfanuméricas, con letras, símbolos, mayúsculas y minúsculas. Normalmente las webs guardan sus contraseñas encriptadas, con lo cual, si un hacker se hace con ellas, lo primero que tiene que hacer es desencriptarlas. Cuanto más compleja sea tu contraseña, más tiempo tardarán en desencriptarla.
  • Si se trata de algo muy importante, no pongas un post-it en la pantalla de tu ordenador con tu contraseña, ni la apuntes en ningún otro sitio. Ya lo sé, esto sí que parece una tontería, pero…
  • Usa un gestor de contraseñas, ahora hablaremos de esto.

Si las repites, estás poniendo en peligro TODO en vez de poner en peligro UNA cosa, y la solución a este problema es usar un gestor de contraseñas.

Los gestores de contraseñas

Tu navegador, o tu sistema operativo, ya incluye un gestor de contraseñas que puede que estés usando, pero suele ser limitado, y podría ser que pierdas todo si por ejemplo tienes que resetear tu navegador. Por ejemplo, Safari y Firefox incluyen gestores de contraseñas.

Está bien, algo es algo, pero hay otra solución mejor para usar contraseñas complicadas de adivinar, y para usar siempre contraseñas diferentes: usa un programa que genere y almacene tus contraseñas.

Las ventajas son innumerables, aquí van unas cuantas:

  • Nunca más tendrás que recordar todas tus contraseñas. Solo tendrás que recordar una, que es la que sirve para acceder a todas tus contraseñas.
  • Estos programas asignan contraseñas aleatorias automáticamente cada vez que te apuntas a un servicio, por ejemplo si creas una cuenta en Facebook. Se acabó el pensar ¿qué pongo?
  • Puedes sincronizar tus contraseñas entre tu móvil, tu ordenador y tu tablet. De manera que siempre las tienes accesibles desde cualquier sitio, aunque hayas creado y usado la cuenta en solo uno de tus dispositivos.
  • El propio funcionamiento no puede ser más sencillo, asignas una tecla para cada vez que te pidan una contraseña, y el programa rellena todo por ti. Incluso en tu móvil, en un iPhone solo tienes que poner tu dedo, o tu cara, y no tienes que hacer nada más.

Estos programas, ya eran imprescindibles si te dedicas a algo relativo a la informática, pero ahora se están convirtiendo en algo básico también para todo el mundo.

Por eso, cada vez hay más programas de este tipo, gratuitos y de pago. Nosotros vamos a recomendar el que más nos gusta: 1Password

1Password, nuestro gestor de contraseñas favorito

Todo lo comentado, se puede hacer con 1Password. Además el programa hace auditorías de tus contraseñas, analiza si estás usando contraseñas repetidas, o si hace mucho que no cambias tus contraseñas.

Incluso te advierte de que cambies tus contraseñas si ha habido algún tipo de hackeo globalizado en cualquier red social.

Y no solo se limita a las contraseñas de internet, puedes usarlo para guardar todo tipo de datos. Desde la contraseña de un WiFi, hasta tu pasaporte o tu tarjeta de crédito. Es como tener una gran billetera digital con todo lo que necesitas. Merece la pena pagar por él.

Hazte con 1Password aquí.

La importancia del antivirus

Por mucho que hayamos elegido la clave más segura del mundo, siguiendo todos los consejos que te hemos dado, podría no servir de nada. Si tenemos un virus en el ordenador, podría ser uno de esos que sirven para obtener las contraseñas que utiliza el usuario. Así que usa un antivirus siempre porque nunca se sabe.

Y esto es todo, sigue estas recomendaciones y todo irá bien.

Sobre el autor

Jorge

Jorge

Director y fundador de Doominio.com. Experto en hosting y dominios desde el 2000, también trabaja en el día a día en nuestro soporte técnico.